top of page

Los Satos Gestores de Salud Mental



El 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, promovida por la Federación Mundial de la Salud Mental desde el año 1992. En nuestro país, estudios sugieren que el 80% de los hogares cuentan con un animal de compañía (Aragunde et al., 2019). Aprovechando este momento, para tocar un tema que es tan importante y nos impacta a todas y todos en Puerto Rico, nos gustaría hablar un poco sobre cómo los satos pueden convertirse en (o ya son) gestores de bienestar y salud mental.


Muchas personas que son guardianes de mascotas mencionan con cierto fervor y pleno entusiasmo que sus satos son un antídoto para mejorar nuestros días. El solo llegar a nuestras casas luego de un día largo de trabajo y tapones, ser recibidas y recibidos con esa emoción y alegría tan natural que nos hacen experimentar cada vez que los vemos (así haya salido por solo cinco minutos) nos hacen sentir que todo en nuestras vidas está bien, como que las cosas se arreglan y alinean en ese instante. Y de eso se trata. De tener ese apoyo incondicional que nos haga sentir que no importa qué, todo estará bien. Para muchas y muchos son la gasolina de amor, bondad y dulzura que nos llena el tanque vacío. Esa mutualidad emocional y de cuidado fortalece en nosotras aspectos de nuestra salud mental y bienestar.


En realidad, todos los días debemos poder hablar de salud mental, pero por la necesidad imperante de estos tiempos, el mes de la Salud Mental debe de ser un mes donde podamos crear conciencia sobre las problemáticas existentes y cómo éstas nos afectan en todo el mundo. La salud mental conlleva la interacción de diversos factores, entre ellos la combinación de cinco elementos claves (emoción positiva, compromiso, relaciones, significado y logro). Al saber esto, ¿cómo podemos mejorar nuestra salud mental? Existen diversas maneras. No obstante, aquí nos enfocaremos en los animales de compañía y por tal razón, también nos podemos preguntar, ¿son nuestras mascotas gestoras de estos cinco elementos claves? Claro que sí.


Los animales de compañía, en general, tienen un efecto positivo en la salud psicológica, emocional y física de las personas. Promoviendo un espacio seguro y genuino de felicidad, amor y conexión profunda. Además, logran reducir el estrés y la ansiedad, y proporcionan compañía, humor y afecto. Son el vivo ejemplo de actos de bondad, gratitud y vivir la vida en plenitud. ¿Podríamos verlos como amortiguadores y protectores en tiempos difíciles? Es un definitivo si para nosotras.


Así que, nuestros satos (y en realidad cualquier mascota), tienen un efecto en nosotras y nosotros de sanación y acompañamiento. Nos apoyan a mantenernos más presente en el día a día, nos invitan a intentar de nuevo las cosas en las que quizás hemos presentado retos y nos enfatizan la importancia del tiempo en calidad. No hay nada peor para un sato que no le prestes atención plena. También nos enseñan de que no podemos perder la oportunidad de demostrarle a nuestros seres queridos nuestro afecto y cariño con cierta frecuencia (si fuera por ellas/os 24/7). Cada día nos enseñan a ser mejor persona y que el amor incondicional puede apoyarnos a sobrepasar cualquier cosa. Nunca nos podemos olvidar que las cosas buenas usualmente provienen del colectivo (o en cuatro patas), en especial de nuestros satos.


Autoras:

Úrsula Aragunde Kohl, Psicóloga Clínica, Profesora e Investigadora UAGM, Gurabo

Cristina Adrianza, Psicóloga Escolar, Universidad Interamericana- Metro


68 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SATO AMOR

Comentarios


bottom of page